albarcoquero.webege.com
autos motos wallpapers imagenes vehiculos vehiculos terrestres acuaticos barcos yates aviones


Mas recientes

  • arranque del verano fue funesto para los referis
  • planeta mutante
  • electroencefalograma medlineplus enciclopedia medica
  • sorteo de 10 libros el mundo sencillo de julia rogers hamrick
  • motor de partida arranque
  • common mode chokes on
  • alarming magnetic field changes signal major quake for west coast
  • idea del nihilismo
  • capitulo 5 de spartacus vengeance libertus
  • dermatologia
  • capitulo 10
  • sena ofrece 153 nuevos programas para ocupaciones con alta
  • es posible llevar una dieta vegetariana y ser deportista de alto
  • prohibido criticar a china gt gt la silenciosa
  • videos y letras de musica en blogsperu
  • mundo mascota
  • el sistema de doble inicio de sesion y google
  • programa de investigacion naturaleza y cultura
  • guias practicas
  • raimundo ortega
  • manana nubosidad y lluvias moderadas y persistentes en galicia
  • media espana esta en alerta por fuertes precipitaciones y nieve
  • el ayuntamiento aumenta las plazas en el centro de acogida ante la
  • una borrasca provoca lluvias y una bajada de las temperaturas
  • gobierno vasco pide al resto de instituciones que trabajen
  • samsung alcanza un beneficio trimestral record mientras que htc
  • 06 enero 2012 mexico enterado
  • linuxkillwin auto montar particiones en ubuntu al inicio o reparar
  • alcanzar el exito en la vida motivacion personal
  • comprueba los ciclos formativos de grado medio y superior
  • todo sobre el punto g
  • alvaro mutis
  • acuerdo sectorial de competitividad
  • elisa brown y francisco drummond amor de la hija de brown
  • capitulo 5 de la agenda21
  • comentarios sobre la nueva fe del materialismo
  • legalizados medicos comunitarios el critico
  • brees playing with an mcl sprain a medical view
  • cultura de resistencia y protesta 13 festival poesia sin fin
  • guia ceneval para la acreditacion del to
  • glosario de conceptos filosoficos
  • pacto de san jose de costa rica
  • actitud critica
  • bolivia conferencia episcopal catolica confirma otro nino muerto en
  • el parricida agradecido la maja descalza
  • sarampion en mexico
  • fiestas y eventos en santa lucia de tirajana
  • matrix joe pantoliano carrie
  • detienen al supuesto administrador de banda de secuestradores
  • la tribuna hispana



  • 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11

    beruby.com - Empieza el día ahorrando

    Publicidad 

         
    Ultimos Posts



    Descripcion:
    EL TEÓLOGO Nº 1 pregunta sobre las bases y la confesión de fe de la creencia evangélica-luterana e informa a muchas personas de las enseñanzas y comportamientos desconocidos de Martín Lutero.

    Una base esencial para la conversación sobre este tema es el libro del conocido consejero eclesiástico y comisionado de sectas Dr. Wolfgang Behnk de Múnich Contra Liberum Arbitrium Pro Gratia Dei, sobre la escritura de Martín Lutero De servo arbitrio (La libertad esclava).

    Martín Lutero primeramente lucha contra los licenciosos estados en la Iglesia. Más tarde exige al estado la persecución y ejecución de numerosos grupos de población. ¿Cuáles son las motivaciones?

    Para ocasiones determinadas como por ejemplo, el llamado Año de Lutero 1996, en relación al 450 día de su fallecimiento, o la exhibición de la película sobre Lutero en el año 2003, se interesa sin duda una mayor cantidad de personas por este hombre de la Iglesia. A pesar de algunas críticas, se mostró una imagen mayoritariamente positiva de este hombre que se hizo famoso como reformador de la Iglesia.

    Ya como estudiante, he visto constantemente como la creencia de Lutero y la fe que hoy se enseña en la Iglesia, contradice lo que Jesús enseñó y vivió, y a lo cual me quise orientar. Tuve severas dudas de fe y quise terminar con el estudio. Pero en aquella situación me decidí a continuar con la esperanza de poder andar por un camino de verdad, tanto como pastor y posteriormente como teólogo. En todo caso quise ayudar en llamar la atención sobre reconocidas falsedades y cambiarlas.

    Cuando finalmente llegué a ser pastor, miré lo positivo de la fe evangélica, y me esforcé de filtrar lo cristiano de la enseñanza de Lutero y basar en esto mi propio entendimiento profesional.

    De modo que creí de buena fe poder ser un pastor luterano, ya que la Iglesia según su propio entendimiento, también ha hecho como su fin la salvación en Cristo (por ejemplo según la constitución eclesiástica, artículo fundamental).

    A pesar de que aprobaba el mensaje de Jesús de Nazaret, muchas veces fui un egoísta y me he compenetrado pocas veces con el prójimo. Pero cada vez sentía más: Lo importante es hacer aquello que Jesús quería. De este modo seguí junto a la Iglesia luterana durante un largo trayecto, pero el querer seguir a Jesús de Nazaret, me hizo salir finalmente de la Iglesia. Ya que con el tiempo se me hizo consciente: Evangelismo luterano y Cristiandad son dos confesiones de fe distintas. Y yo quería vivir como cristiano y seguir a Cristo. De manera que saqué las consecuencias y abandoné la Iglesia luterana.

    Por lo tanto veo en la tarea de este escrito, un esclarecimiento. Y a esto también es necesario observar, en forma clara y concreta, la fe de Lutero y la fe que se enseña en las Iglesias evangélicas.

    En relación a esto para mi es importante: Jesús dijo una vez: Saca primero la viga en tu propio ojo, y entonces podrás ver bien para sacar la astilla del ojo de tu hermano (Mateo 7, 5).

    La mayoría de las personas, también creyentes evangélicos, saben muy poco de lo que enseñó y cómo vivió Lutero. Su antisemitismo respectivamente, su antijudaísmo se hace cada vez más evidente; al igual que su exigencia de matar a los campesinos, en la guerra de los campesinos alemanes (1525). A muchos les era desconocido hasta ahora, que el reformador hizo otras llamadas para llevar a cabo ejecuciones por ejemplo, contra las personas que salían de la Iglesia, contra mujeres sospechosas de ser brujas, o contra comerciantes que manifiestamente cobraban precios demasiado elevados.

    Tampoco muchos no sabían que este procedimiento estaba relacionado con su creencia. Contenidos esenciales de la fe de Lutero por ejemplo, aparecen en el escrito de 1525, La libertad esclava (De servo arbitrio), que Lutero redactó en su controversia con el humanista Erasmo de Rotterdam.

    Sobre esto apareció en 1982 una tesis doctoral, que en la traducción al alemán lleva el título, Gegen den freien Willen Für die Gnade Gottes (Contra la libre voluntad por la gracia de Dios) (Titulo original en latín: Contra Liberum Arbitrium Pro Gratia Dei; Europäische Hochschulschriften, Reihe XXIII / Bd. 188, Frankfurt am Main 1982).

    En su trabajo doctoral, Behnk destapa trasfondos y abismos de esta creencia de Lutero. Con esto usa una palabra, con la cual el comisionado de la Concepción del Mundo ha desprestigiado a otras sociedades. La palabra es, peligro.

    Peligroso para él en este caso, no son otras tendencias religiosas, sino confesiones de fe de Lutero (por ejemplo: Contra Liberum Arbitrium Pro Gratia Dei; 340, 354). Y se hará más claro, el por qué.

    Lutero cree, ya que Dios sería omnipotente, que es la causa de todo lo que sucede. En vista de esta exclusiva acción de Dios, él se pregunta si el ser humano podría tener un libre albedrío. Lutero niega esto.

    Además Lutero se pregunta, si Dios que lo sabe todo, también lo predetermina todo – lo bueno y lo malo. Lutero afirma esto, y la Iglesia llama a esto Enseñanza de Predestinación. En relación a esto Lutero incluso declara, Dios habría predestinado a unas personas a la gloria eterna y a las demás, a la condenación eterna.

    Para el segundo grupo esto también significa: Durante su vida el hombre no tiene ninguna posibilidad de cambiar por libre decisión. Esto tampoco sería posible, ya que el hombre – según la mencionada tesis de Lutero – no posee una libre voluntad.

    Y ambos, Dios y Satanás disponen del hombre, dicho con mis palabras, como sobre un esclavo, según quién esté sentado sobre la cabalgadura, en cuanto al diablo es usado por Dios como instrumento. Si un ser humano hace lo bueno o comete maldad, en todo caso nunca lo hace por voluntad propia. Ya que todo lo que sucede, si lo consideramos como bueno o malo, es – según Lutero – exclusivamente la acción de Dios en el mundo.

    Hasta aquí por el momento y resumido en pocas palabras, las bases esenciales sobre la escritura, La libertad esclava. Este escrito dice literalmente: De esta manera, la voluntad humana está situada en medio de ambos , igual que una cabalgadura, si Dios la está montando, quiere y va donde Dios quiere, como dice el salmo Era como una bestia delante de ti. Con todo, yo siempre estuve contigo . Si Satanás la monta, quiere y va donde Satanás quiere. Y él no tiene la libertad de decisión , de ir hacia su jinete o buscarlo, en cambio los jinetes pugnan por sujetarlo y poseerlo (WA 18, pág. 635).

    Si hay quien tiene problemas con esta creencia, es remitido por Lutero a los supuestos misterios de Dios; de un dios que no sólo se reveló, sino que también se reserva ciertos secretos.

    En relación a esto, Lutero mismo se aferró a su propio bautismo como lactante. Él y la Iglesia luterana en conjunto, están convencidos de que Dios en estas ocasiones actúa salvíficamente sobre el hombre.

    Se difundió ante todo la tesis básica, de que una persona cristiana, sería tanto un señor libre, como también un peón sirviente y que estaría bajo la tutela de nadie, respectivamente de todos (Edición de Weimar de los escritos de Lutero = WA; 7, 20).

    Con libertad, Lutero entiende no una libertad política exterior o una libertad interior, por ejemplo una libre voluntad, sino solamente la libertad de no tener que hacer nada, en vista de la salvación del alma. Para la salvación sería suficiente sólo la fe en un perdón de todos los pecados por Cristo.

    Primeramente Lutero critica el constante circular egoísta alrededor de la propia salvación, lo que llevaría a muchas personas a una presión de rendimiento, al cometer determinadas obras buenas.

    Él mismo tuvo experiencias con este tema, y finalmemnte enseña, que para un cristiano la fe sería suficiente y que estaría de cierto, desligado de todos los mandamientos.

    Sin embargo Lutero dice, que esto no significa que seamos ociosos o hagamos el mal, y él nombra apoyándose en Pablo, buenas obras primeros frutos del espíritu. También habla de que la intención del cristiano estaría orientada hacia todas sus obras, que él le sirva a otras personas. Cuantas cosas positivas haga, finalmente hace u omite la persona, no es determinante para la nueva fe evangélica. De esta manera, Lutero sigue considerando las obras como mandatos, pero las entiende como una consecuencia de la fe por él enseñada y explica en este sentido, por ejemplo en su catecismo, su entendimiento de los 10 mandamientos. Decisivo es sin embargo, que a el sus obras no son necesarias para la religiosidad y la salvación.

    Jesús en el Sermón de la Montaña, ha mostrado el camino hacia Dios, explicando y profundizando los mandamientos. En consonancia con él, Lutero y la Iglesia luterana enseñan primeramente que nadie se vanaglorie en base de sus buenas obras. Aquel que es respectivamente elogiado por estas obras, por las personas, según Jesús ya ha recibido su paga (por ejemplo sermón de la montaña, Mateo 6, 1-4).

    Así dice Lutero: … si el no creyese previamente y no fuese cristiano, entonces todas sus obras no tendrían valor, si- no que serían bufonadas vanidosas, pecados condenables (Von der Freiheit eines Christenmenschen, WA 7) (De la libertad del cristiano).

    Las buenas obras sin fe sin embargo, no son del agrado de Dios, estas serían pecados , lo que nuevamente hace notorio, que en la enseñanza evangélica, sólo se trata de esta forma de creencia.

    Con Jesús de Nazaret es otra cosa. En la parábola del juicio mundial (Mateo 25), los salvados han obrado anteriormente de forma correcta y ni siquiera supieron que su actuar tenía que ver algo con Cristo.

    También Moisés y Jesús dicen claramente, que lo importante es la acción. La creencia que para el perdón de todos los pecados se basa en que sólo la fe en Cristo sería suficiente, de esto Jesús no habla.

    Tampoco de que existe una ira de Dios, que debe ser expiada, para posibilitar la dádiva de la eterna salvación. Y tampoco que el único camino hacia este regalo, que primero Jesús muera de forma violenta. En el Sermón de la Montaña, en el evangelio de Mateo, todos pueden leer cómo Jesús resume el camino hacia la salvación. Dice: No todo el que dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos (7, 12; ver también versículo 12 y 24). O que Jesús dice según el evangelio de Lucas sobre los mandamientos de Dios y del amor al prójimo, haz esto, y vivirás (10, 28). O sea, no se trata sólo de la fe, sino de actuar (ver

    Lo primordial es cumplir estos mandamientos. ¿Que utilidad tendría la aclaración evangélica, y cumplir los mandamientos sería un fruto de la fe y sirviera a la alabanza de Dios, si los mandamientos no fueran realizados?

    Konrad Grebel de Zúrich, un contemporáneo de Lutero, escribe dando un vistazo a los luteranos, que hoy cada uno quiere ser glorificado en la fe aparente sin los frutos de la fe (Carta dirigida a Thomas Müntzer, citado según Barbara Beuys, Und wenn die Welt voll Teufel wär , Reinbek 1982, pág 248).

    El teólogo Behnk determina ahora en su trabajo, que Lutero está empeñado en rechazar como teológicamente insostenible esta enseñanza que se basa en el libre albedrío del ser humano. Si con esto el límite es reducido o no, se muestra entonces con el comportamiento de los creyentes evangélicos.

    De cierto Lutero dice, determinante es lo que Jesús practica. Pero si se investiga, él en realidad no se refiere a Cristo, sino al entendimiento que Pablo tiene sobre Cristo, quién enseñaba de forma diferente que Cristo, Solo por la fe el hombre sería justificado (Romanos 3, 28).

    A su vez Pablo creía poder deducir esto de las escrituras del llamado antiguo testamento. Y a Pablo también se acoge Agustín (354-430), padre de la Iglesia, también altamente valorado por las dos grandes Iglesias, y en el cual se orientó Lutero como monje agustino. Con Jesús y la fe cristiana esta creencia no tiene ninguna relación.

    De acuerdo están Jesús y Pablo, que los centenares de ordenanzas judías, por ejemplo en el antiguo testamento, no conducen hacia Dios – pero por razones distintas. Porque allí los sacerdotes, muchas veces falsificaron los textos y declaraban a estás como palabra de Dios. Jesús los corrigió por ejemplo, en el Sermón de la Montaña. De otra forma que Jesús, Pablo reconoció todas las leyes como palabra de Dios, en lugar de esto, enseñaba la salvación sólo por la fe, ya que nadie podría cumplir con todos los preceptos (ver también

    ). Lutero imaginativamente da un paso más, y no sólo rechaza la ética del antiguo testamento, sino también la ética de Jesús de Nazaret como camino hacia Dios a saber, el cumplimiento paso a paso del Sermón de la Montaña. (Presumiblemente Pablo aún no había conocido estos). Lutero acepta el cumplimiento de la enseñanza de Jesús sólo como fruto de la fe. Lo problemático es que él (Pablo), además las ha adulterado muchas veces y las ha convertido en lo contrario, a lo que indican las numerosas contradicciones hacia Jesús (ver

    ). Y para reforzar su enseñanza, Lutero incluso cambia el texto de Pablo arriba mencionado, y añade la palabra solamente. Así dice en la traducción de Lutero, solamente por la fe se justifica el hombre. En el texto original de Pablo dice por la fe.

    De esta manera lo compara por ejemplo, con la parábola del hijo pródigo con un padre amante, como se puede leer en el evangelio de Lucas (Evangelio de Lucas, capítulo 15). El padre nunca se había olvidado de su hijo y siempre le mantuvo abierta la puerta. Sólo el hijo determinó sobre su ausencia, o su regreso.

    Así Dios ofrece su mano a cada uno de sus hijos en cada momento, y para ninguno de sus hijos e hijas existe con esto un eterno demasiado tarde, aún cuando el hombre va por largos y dolorosos caminos.

    Jesús conoce la ley de siembre y cosecha, según la cual las personas cosechan lo que sembraron. Pero justamente en el dolor el misericordioso Dios está muy cerca, como lo enseña Jesús, lo que Jesús quiere mostrar por medio de su vida. Así Dios ayuda de múltiples maneras, también por intermedio de personas como el conocido samaritano, quién se toma su tiempo para preocuparse por el hombre desvalijado y herido (Evangelio de Lucas, capítulo 19).

    Al leer la escritura de Lutero La libertad esclava, se obtiene un entendimiento de Dios distinto. Lutero compara a Dios con un jinete, que monta sobre su hijo y lo guía hacia donde él – éste Dios – quiere.

    O sea que el hijo no cabalga hacia donde él mismo quiere. Y este Dios, al cual está expuesto este hijo que lo monta, en cambio no es absolutamente bueno con la persona, él lo conduce eventualmente derecho hacía allí, para que se enrede en la maldad (Behnk).

    El actual comisionado de sectas luterano, hace notar que el libre albedrío del hombre, en esta relación ya no es movido desde adentro, sino que es ilustrado casi de forma poseída, desde afuera (340).

    Entonces Lutero enseña que ninguna persona, tampoco como cristiano posee una voluntad propia, que la persona es cabalgada, respectivamente poseída por uno de los dos jinetes: Dios o el diablo.

    La Iglesia evangélica en formación ya lo atenuó en el siglo 16, bajo la influencia del homólogo de Lutero, el teólogo de Wittenberg, Philipp Melanchthon (1497-1560) y en la Confesión de Augsburgo hizo la concesión de que el hombre es libre en aquellas cosas que entiende la razón (CA XVIII). También Lutero hizo hecho alusiones en esta dirección.

    En las cuestiones del destino determinante, la Iglesia ha confirmado la enseñanza de Lutero sobre la libertad esclava y también hoy las ha incluído en las aún válidas confesiones de fe. Según esto, en las Iglesias evangélicas luteranas tiene validez hasta hoy, que el libre albedrío y la razón en asuntos espirituales no tienen ninguna capacidad (Apología XVIII). Lo necesario es el Espíritu Santo, y para lo cual es necesaria la institución Iglesia. Pues para adquirir el Espíritu Santo, Dios habría instituido el oficio de la predicación, el evangelio y los sacramentos. Por medio de éstos como por instrumentos, él otorga el Espíritu Santo, quien obra por la fe, dónde y cuándo el quiere, para quienes oyen el evangelio (CA V).

    Entonces el hombre, sin el bautismo eclesiástico, sin el sermón del pastor y sin la santa cena, no puede recibir el Espíritu Santo. Y a éste lo necesita para que a su vez lo motive en la fe, que sería necesario para ser salvado y no ser condenado eternamente. Pero el ser humano no puede decidirse libremente por esta creencia, donde nuevamente se hace referencia a Pablo, quién en una carta a los creyentes griegos de Corinto, escribió: por su naturaleza ,el hombre no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios (1era de Corintios 2 / CA XVIII). En vez de esto y de acuerdo a la confesión de fe luterana, el espíritu santo por intermedio de la Iglesia, forma la fe necesaria para la salvación.

    En la actualidad ya no se enseña que Dios predetermine a ciertas personas para la condenación eterna. Él en base de su omnisciencia, sólo prevé quién será condenado eternamente, al igual como ve todo lo que va a suceder (por ejemplo CA XVII en Unión a la fórmula de la concordia, Epitome XI). Pero la Iglesia evangélica-luterana mantiene firme la condenación eterna como juicio. Según esto, Jesús vendría en persona al juicio. Dice: Nuestro Señor Jesucristo dará a los impíos … los condenará al infierno y a los tormentos eternos (CA XVII).

    Esta supuesta sentencia se entiende mas, ya que también la otra tesis de Lutero fue alterada, según la cual Dios omnipotente también provoca lo malo y el hombre no se puede decidir por la maldad. Esto sin embargo, podría hacerlo. Después de la corrección por las escrituras de confesión de fe, Dios obra solo por su propia voluntad (alleinwirksam) para la salvación. Para la maldad, vale nuevamente la creencia: El hombre se decide por esto por propia voluntad, aún cuando éste está totalmente pervertido (Behnk, 393). Después de la corrección, se puede deducir nuevamente que el hombre debe asumir su propia responsabilidad si es condenado eternamente.

    Tengo la impresión de que muchos de los que se hacen llamar evangélicos-luteranos, no conocen bien en lo que se basa su fe. Ellos por ejemplo, quieren cumplir con el mandamiento del amor al prójimo, y por esta razón siguen siendo miembros de la Iglesia. Pero no tienen mayor conocimiento de dónde están.

    A la mayoría de los miembros de la Iglesia luterana, en la cual fueron bautizados y confirmados, su fe les es realmente poco conocida. Ellos, si realmente saben algo, es sólo de forma superficial – en la Iglesia evangélica por ejemplo, las frases: Solamente la fe en Cristo es suficiente, nosotros estaríamos justificados solo por Cristo o, solo la Biblia basta para encontrar la verdad. Si se investiga qué es lo que se esconde detrás de estas frases, uno se encuentra con los aspectos oscuros de esta creencia, por ejemplo uno se encuentra en los dos grupos de personas que están separados para toda la eternidad, los salvados y los condenados.

    Como ya se dijo, la mayoría de los miembros de la Iglesia no son concientes de esto. Ellos en la información sobre su fe, están sujetos a lo que escucharon y recuerdan de su infancia y adolescencia. Por otro lado, obtienen sus conocimientos más o menos casualmente, según que informaciones obtienen eventualmente de los medios respectivamente, qué libros leen sobre la Iglesia. O si visitan los servicios eclesiásticos respectivamente, reuniones o lo que en ese momento escuchan del pastor o de otros oradores.

    A fin de cuentas, cada protestante puede esforzarse a su manera para una vida con amor hacia el prójimo, lo que no sería decisivo como lo acabamos de ver. Además no existen medidas vinculantes. Muchas cosas, una vez son interpretadas de una manera y otra vez de otra manera. Raras veces uno se encuentra con las bases de la fe evangélica, donde ante todo en cosas de fe, no existe un libre albedrío.

    El conocido teólogo luterano Hans Joachim Iwand comentó una vez: Aquel que no deja de lado esta escritura, con la comprensión de que la teología evangélica permanece firme WA 18, o cae con esta enseñanza de la libertad esclava, este la ha leído en vano (Edición de Múnichy de las escrituras de Lutero, pág. 253, ver también

    Y el entonces responsable en Alemania, el ex consejero mayor de la Unión de Iglesias Evangélicas-Luteranas (VELKD, por sus siglas en alemán), Dr. Reinhard Brandt ponencia académica respecto al tema: De servo arbitrio – con esta enseñanza se mantiene firme, o la teología evangélica se cae.

    Ambos teólogos se refieren con razón a Lutero, ya que la enseñanza de la libertad esclava también es determinante para éste. Ya al comienzo de su escrito, Lutero confirma también frente a Erasmo de Rótterdam, que éste como único se percató, donde estaba la gran diferencia entre la posición reformatoria y el viejo credo. Los puntos usuales de disputa sobre el papa, el purgatorio y las indulgencias, frente a esto serían de segundo rango (H. Schwarz, en: Nachrichten der Ev.-Luth. Kirche en Baviera, edición 1/1997, pág. 13).

    Un ejemplo se puede leer en la Nachrichten der Ev.-Luth. Kirche en Baviera, edición 1/1997. Ahí se publicó en relación a este tema, un texto básico con el título Gottes unfassbarer Wille (La insondable voluntad de Dios). En el cual, el profesor evangélico de teología Dr. Hans Schwarz muestra mediante ejemplos de la historia, cómo Dios conforme al credo evangélico, tomo posesión de la voluntad humana y qué cuestionamientos resultan de esto acogiéndose al concepto de Lutero, que Dios supuestamente estaría usando una mala voluntad existente para su actividad exclusiva en lo malvado, pero no escribe nada de cómo esta mala voluntad existente, se habría convertido a la maldad.

    Dice: ¿Pero por qué Dios movería una mala voluntad hacia lo malévolo? ¿Por qué iba a propiciar la voluntad de los nacionalsocialistas en su intento de exterminar a los judíos? ¿Por qué instigó a los partidos antagonistas en la ex Yugoslavia para cometer un crimen tras otro? ¿Y por qué incitó a los judíos y a los romanos a matar, la auto gestación como humano de Dios? Lutero no sabe dar ninguna respuesta a esta pregunta y tampoco aparenta conocer ninguna. Simplemente sucede: ´Esto es parte de los misterios de su majestad, donde sus juicios son insondables` (Romanos 11, 33). No es nuestra tarea formular esta pregunta, sino orar por estos secretos.

    La conclusión de este texto de 1997, consiste en que Lutero se dejó entusiasmar y habló más sobre la insondable voluntad de Dios de lo que parece ser adecuado; con esto también a nosotros nos hace recordar que la especulación sobre lo inaccesible para nosotros, aún cuando no nos aporta nada, nos interesa más que el pensar sobre aquello, lo que Dios nos ofrece para nuestra orientación en la vida.

    Cuando escucho cómo se piensa sobre el comportamiento de Dios con la persecución de los judíos, o la guerra civil en Yugoslavia, entonces entiendo mejor por qué muchas personas de la Iglesia le dan la espalda desilusionados y se niegan con amargura, a participar de este tipo de creencia.

    Este tipo de creencia me hace recordar a un terrible crimen, donde alguien a continuación, rodea la escena del crimen. Cada uno que trate de buscar huellas para aclarar el crimen, es alejado por los guardias. Pero con esto no es suficiente. Los guardias critican a estas personas investigadoras del esclarecimiento, también por sus preguntas y en vez de esto proponen arrodillarse a una distancia prudente del lugar y venerar y reconocer este hecho como un secreto.

    Numerosos escritos pueden ser revisados donde Hans-Jürgen Böhm en Die Lehre Luthers - ein Mythos zerbricht, se puede obtener gratis del editor (Casilla 53, 91284 Neuhaus). Böhm ha publicado y comentado escritos de Lutero, en los cuales Lutero discute con sus contrarios. También se pueden leer en las conocidas Weimarer Ausgabe der Lutherschriften (WA), El escrito de la libertad esclava, aparece en el tomo 18.

    Si. En la escritura de Lutero sobre la Libertad esclava dice por ejemplo, Este es el máximo grado de la fe, creer que aquel sería bondadoso, quién salva a tan pocos y condena a tantos (WA 18, pág. 633).

    Sigue otra frase parecida de Lutero que dice: Si de alguna manera pudiera comprender como este Dios es misericordioso y justo, que muestra tanta ira y tantas injusticias, la fe no sería necesaria.

    En este contexto, el actuar de Dios es descrito como sigue: Si Dios da vida, entonces lo hace matando, si justifica, entonces lo hace inculpando, si guía hacia el cielo, entonces lo hace guiando hacia el infierno, tal como dice la escritura: ´El Señor mata, y él da vida; El hace descender al Seol, y hace subir.` 1 era de Samuel 2 (WA 18, pág. 633).

    No. A decir verdad, fundamentalmente depende del contenido de las palabras, no de las letras. Pero mírense como se quieran estas palabras: El dios del cual habló Jesús de Nazaret, no es el que mata. Y especialmente no es el dios que da vida matando. Esto tampoco aparece así en el texto bíblico (1era de Samuel ...) que usó Lutero para fundar su enseñanza.

    Depende de si Lutero, con las palabras del dios matador, también piensa en la ejecución de personas. En todo caso cree, que también en el nombre de Dios pueden exigirse condenas de muerte. A veces se trata de interpretar frases como estas con mística, ya que Lutero siendo joven, estaba muy ligado al misticismo. En el misticismo sin embargo, no se trata de un dios matador sino del morir interior del yo humano, del ego. De esta manera el hombre encontraría la unión con Dios y la unión con otros hombres y con los reinos de la naturaleza. Ya que Dios vive en su creación, en cada persona, cada animal, cada planta, cada piedra. Aquel que vive con este credo místico, no se convierte en un asesino y no pide ejecuciones. En vez de esto, él reafirma lo bueno, podríamos decir lo divino en cada persona, y se atiene al mandamiento No matarás.

    Para ponerlo en claro: A Lutero no le permite matar. Empero, a la superioridad en referencia a Pablo, lo vuelve a llamar constantemente a la matanza. Pablo escribe. La autoridad … es servidor de Dios, vengador para castigar al que hace lo malo (Carta a los romanos 13, 4) – según Lutero, por ejemplo, frente a los campesinos rebeldes que combaten por sus derechos. En el conocido escrito Wider die stürmenden Bauern (Contra las bandas rapaces y asesinas de los campesinos) que fue redactado en el mismo año que La libertad esclava (1525), Lutero llama a matar a los campesinos y escribe … es ya el tiempo de la ira y de la espada, y no el de la gracia … herid, degollad y estrangulad cuanto podáis; y si haciéndolo así sobreviene la muerte, mejor para vosotros, que no podréis encontrar nunca muerte más bienaventurada, porque moriréis en obediencia a la palabra y al mandato de Dios … (WA 18, pág. 361)

    Posteriormente Lutero, en una de sus charlas de sobremesa dice: Toda su sangre está sobre mi cuello, pero se la cargo a nuestro Señor Dios; él me ha ordenado escribir estas cosas (WA Tischreden 3, 75) (Charlas de sobremesa 3, 75).

    Si, por ejemplo los llamados Bautistas. Lutero y Melanchthon, por cuyo 500 cumpleaños el año 1997 fue declarado como el año de Melanchthon, también impusieron que personas pacíficas fuesen ejecutadas como la mayoría de sus adversarios, los llamados anabaptistas – una excepción es un grupo de la ciudad de Münster que se puso violento. El nombre de bautistas lo reciben porque favorecen un bautismo ya en la edad madura, no reconocen el bautismo de lactantes y también se dejaban bautizar como adultos aún cuando habían sido bautizados como lactantes.

    Los llamados bautistas o anabaptistas, son calumniados por Lutero como rastreros y predicadores de esquinas y son considerados, de acuerdo a su escrito La libertad esclava, como cabalgados por el Diablo. Solamente por esto o sea, sólo por razones teológicas, Lutero los inculpa de asesinos y sediciosos – en la mayoría de los casos, injustamente.

    Lutero: Así funcionarios, jueces y los que tienen que gobernar, sabed y estad seguros, que estos rastreros deben de ser sospechosos, y no solo de enseñanzas falsas, sino también de asesinatos y sedición, porque saben que estas personas son cabalgadas por el Diablo … (Ediciones de Jena de Lutero, tomo 5; De Rastreros y predicadores de esquinas, 1532, pág. 552).

    En especial les llega a los campesinos, quienes rompieron el voto de obediencia frente a sus señores. Con esto ellos han malogrado cuerpo y alma (Wider die stürmenden Bauern, WA 18) (Contra los campesinos asaltantes). Esto son sólo dos ejemplos de varias exigencias de muerte, que también fueron realizados.

    Todos pueden ver las relaciones, si las quieren ver. El hombre joven Lutero, quién clavó las 95 Tesis sobre la indulgencia en la Iglesia de Wittenberg, tenía más cargos de conciencia que el Lutero viejo. En su vida hubo un desarrollo. En relación a esto, llama la atención la palabra del Dios que mata en los dichos teológicos de Lutero. A fin de cuentas se mata en el sentido de la palabra – otras personas y aparentemente incluso por encargo de Dios. Con mística esto no tiene nada que ver.

    De Lutero se informa que fue muy amoroso con su familia y con sus muchos seguidores. También aquí nos podemos referir a la tesis doctoral del consejero eclesiástico Wolfgang Behnk. Allí él trata de subordinar sus expresiones negativas a sus expresiones positivas. Un ejemplo: Con la llamada frase puntual del exclusivo actuar de Dios, Behnk ve una Preponderancia del aspecto de misericordia. Sin embargo, el posterior comisionado de cuestiones universales también hace notar, que esta frase como tal, es extremadamente peligrosa. Pero, el tema propiamente tal de la enseñanza sobre la voluntad de Lutero, se debe formular positivamente, a ser como justificación del pecador sola gratia / sola fide / solo Christo (sólo por gracia / sólo por fe / sólo por Cristo).

    Esto es muy complicado. Sin embargo, después de poner muchos peros, con todas los recovecos y ensayos de correcciones, las expresiones básicas de Lutero sobre libertad esclava, finalmente son expuestas como vinculantes (379).

    Con esto sin embargo, el teólogo Behnk realza por un lado las peligrosidades del credo de Lutero, pero por otro lado se adhiere de forma clara a la posición de Lutero, desde la cual como comisionado de sectas, también enjuicia a otras tendencias de fe. Con esto esta creencia propia es considerada como medida positiva, y la mayoría de las personas no se dan cuenta qué es lo que hay detrás de esto.

    Si consideramos la enseñanza central de la justificación: La palabra suena bien, pero implica un concepto negativo del ser humano. En la Confesión de Augsburgo válida hasta ahora en las Iglesias evangélicas, dice: Enseñamos que a consecuencia de la caída de Adán, todos los hombres nacidos de manera natural son concebidos y nacidos en el pecado. Esto es, sin temor de Dios, sin confianza en Dios y con la concupiscencia. Este pecado hereditario y esta corrupción innata y contagiosa, es un pecado real que lleva a la condenación y a la cólera eterna de Dios a todos los que no son regenerados por el Bautismo y por el Espíritu Santo (CA II). Esto no es inofensivo. Y de Lutero se sabe, cuanto tiempo se mortificó con auto reproches, antes de que desarrollase su enseñanza sobre la justificación. Muchas personas saben de situaciones parecidas, donde constantemente miraban lo negativo en si mismos, y al mismo tiempo, sentían lástima por si mismos.

    Sólo la fe en la enseñanza del perdón de los pecados, presuntamente liberaría instantáneamente al hombre. Y varias personas de hecho han experimentado una especie de sentimiento de liberación. En realidad sin embargo, todo lo negativo, toda la basura en la propia vida, muchas veces es ocultado en el subconsciente, respectivamente en el alma. Los previos auto reproches, la auto lástima, la auto imagen negativa y las causas para este sentimiento de vida siguen actuando subliminalmente y vuelven a rebrotar más temprano o más tarde. Esto también se manifiesta en la vida posterior del afectado, cuando por ejemplo, lo negativo se vierte contra el prójimo. Lutero se convirtió más y más, en una persona en extremo brutal (ver

    ). Naturalmente tampoco se logra edificar una relación positiva con Dios. La premisa para la enseñanza luterana del perdón de los pecados, es ciertamente una determinada comprensión de la salvación por Cristo. Según esto, Cristo mediante su muerte, es comparable con el sacrificio de un cordero que ha expiado la ira de Dios y reconciliado de esta manera, al hombre con Dios. Este Dios habría exigido entonces un alto y cruel precio, para apaciguar su supuesta ira. Luego su amor, estaba atado a las correspondientes condiciones. Y estas condiciones continúan si al creyente se le sugiere, que sólo la fe eclesiástica tendría la capacidad, de por ejemplo, protegerlo contra una condenación eterna.

    De hecho, la Iglesia católica no ha cambiado su enseñanza actual sobre las buenas obras, pero sí reinterpretado en el sentido evangélico. También la conducta sería un don de Dios y el aparente regalo de la justificación le antecede. Sobre la declaración conjunta de ambas Iglesias, se habla excesivamente sobre este tema que casi no se puede dilucidar, quién ha de creer qué cosa, y que sucederá con aquellos quienes en el pasado, han sido condenados eternamente por la otra confesión, respecto a este conflicto. Sin embargo, es notable que la Iglesia católica ha suscrito que el hombre – en total acuerdo con Lutero – por ejemplo, debe dirigirse por si mismo a Dios, para la salvación (4.1 (19)). Quizás como compensación vendrá pronto el reconocimiento evangélico del papa. En todo caso, esto no tiene nada que ver con la enseñanza de Cristo.

    Yo creo en esto, de que él nos ha redimido, que con aquello de que a cada alma Él le transfirió su parte de la herencia divina, la llamada chispa redentora, lo que también se enseñaba en el cristianismo originario. Como chispa redentora entiendo la fuerza interior, con cuya ayuda podemos regresar a Dios. Ella nos ayuda a entrar en contacto con lo divino en nosotros y cumplir con los mandamientos de Dios. Pero para esto no hubiera sido necesario que Jesús muriese de forma violenta.

    Estas informaciones provienen de una manifestación de Cristo, a través de un profeta. Allí también se aclara que ya Jesús de Nazaret había anunciado este tiempo como el tiempo de la iluminación, cuando dijo: Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora aún no las podéis entender. Pero cuando venga el Espíritu de la verdad, él os guiará hacia toda la verdad (Evangelio según Juan 16, 12-13). Para quien quiera profundizar más sobre este tema, le puedo aconsejar el libro Das ist Mein Wort. Alpha und Omega. Das Evangelium Jesu. Die Christusoffenbarung, welche die Welt nicht kennt, 1991; ISBN 3-89201-153-2 (Esta es Mi Palabra. Alfa y Omega. El Evangelio de Jesús. La manifestación de Cristo, que el mundo no conoce; disponible en español:

    Este concepto proviene de los cultos de sacrificios paganos, estaba difundido en el judaísmo y también está representado en la enseñanza católica. Ante todo, en el credo luterano actúa hasta hoy la concepción de la ira de Dios, aún cuando ya no se habla mucho de esto, y la enseñanza de la redención se encuentra en el primer plano. Con esto, grandes partes de la maldad humana son proyectadas sobre Dios.

    - La voluntad humana según Lutero, no puede bajo ningún punto de vista, actuar libremente … Por lo tanto la voluntad del hombre no tiene ningún poder sobre su propia obstinación, sino que está expuesta a la voluntad causante de la obstinación – si bien en actitud dispuesta y responsable (333).

    : … En la historia bíblica del éxodo de los israelitas de Egipto) se enrede cada vez más en la maldad, sino que él lo fuerza a ello poniéndole por delante su palabra, sin darle su espíritu (336).

    Este supuesto y posible comportamiento de Dios, no es declarado como finalizado, desde Cristo. También en el presente las personas, según la enseñanza de Lutero, pueden sufrir un destino similar.

    - Y a una segunda pregunta continúa, por qué Dios gracias a su omnipotencia no cambia la mala voluntad por él guiada, hacia el bien. Lutero responde nuevamente con la referencia incomprensible, ´secreta maiestatis` (= secretos de la majestad ) (336).

    - La declaración de Lutero afirma su total sometimiento a dos instancias superiores que deciden – exactamente Dios o Satanás –, que tienen sobre él un poder total, de manera que no se puede sustraer a la voluntad de ellos (339).

    - Todo esto sin embargo, que exteriormente nos parece así, como si Dios fuera sólo un dios airado o el mismo Diablo, no es otra cosa que una provocación de la fe en el amor de Dios (367).

    Si. En vez de la experiencia de un dios cercano y amoroso, aparece el reto de la fe en un dios lejano. Digo lejano ya que alguien, a pesar de experiencias negativas en la vida que hace creyendo en este Dios, siguen creyendo en él.

    A esto caben las anotaciones del teólogo M. Schüler, quién habla de la ´esclava` piadosamente ´estremecedora`, ´destino fatalista capitulante` como verdadero credo luterano (citado según Behnk, 326).

    Conozco personas que también lo entendieron así y que sufrieron mucho bajo esto. A su afligido destino – por ejemplo una grave enfermedad o la muerte de un familiar cercano – se agregaba el disgusto con Dios. Eventualmente se han cargado con todo el sufrimiento y constantemente se desesperan sobre qué sería la voluntad de Dios, que de esta manera Dios los quería escarmentar. Con esto no se han percatado de su propio comportamiento erróneo. Tampoco se han enterado cómo sin embargo, Dios nos quiere proteger de golpes del destino y como quiere sacarnos de esta grave aflicción. Este Dios nos ha creado a la perfección y puesto a cada uno en el corazón la profunda experiencia: Tu eres amado.

    Este Dios amante también nos enseña Cristo, quién según una parábola en la Biblia, sigue a cada oveja perdida y se alegra cuando esta vuelve. Ni un solo ser tendrá que sufrir de una condenación eterna, sin que Dios lo busque y quiera sacarlo de allí.

    En verdad Lutero dice, lo decisivo sería solamente la Biblia, ¿Pero cómo piensa él mismo? El seguidor de Lutero Behnk, con palabras retorcidas reconoce, que las expresiones de Lutero … fueron percibidas intuitivamente no solo de la auto interpretación de la santa escritura, sino por lo menos también de la … cognitio generalis (342). Con otras palabras: Lutero no sólo se refiere a la Biblia, sino también en su propia experiencia. Y prácticamente esto termina responsabilizando a Dios por las experiencias negativas, aún cuando la Biblia no dice esto.

    Lutero basa su entendimiento, según Behnk, en un destino inevitable, incluso a los paganos y sus dioses (342). Entonces su fe, una vez más es pagana y no cristiana.

    Cuando Lutero interpreta la Biblia, entonces se presenta como un abogado en asuntos de Dios. Pero sus interpretaciones a veces son arbitrarias, respectivamente tuercen el sentido original. E incluso Lutero, no se amedrenta frente a graves falsificaciones. Así por ejemplo, refiriéndose sobre la sentencia de Cristo sobre los judíos, que son serpientes venenosas, amargas, vengativas, maliciosas, asesinos alevosos e hijos diabólicos, que apuñalan y hacen el mal a hurtadillas, ya que no son capaces de hacerlo abiertamente (De: Von den Juden und ihren Lügen, edición de Jena, tomo 8, 1558 ; ver

    Lutero ha sacado de contexto un párrafo del Evangelio según Juan (8, 37-45), falsificando su sentido original, y su interpretación la ha construído en sus propias llamadas al asesinato. Finalmente enseña esta construcción a sus lectores, como sentencia de Cristo. Pero Cristo nunca dijo esto.

    Lutero, según las palabras del luterano Dr. Behnk, del poder total de disposición de Dios o del Diablo sobre el hombre – donde el Diablo es usado e instigado por Dios, como instrumentum malum) (= instrumento malo). Él cree estar firmemente en la mano de su Dios. Este Dios esclaviza a aquellos que están a su merced. Ya que poder total de disposición de parte de Dios, significa desde el punto de vista del hombre, estar expuesto a una esclavitud sin ninguna posibilidad de una libre disposición. Aquel que cree esto se somete a un sistema de credo totalitario. Esto también está unido a la reivindicación absoluta de este credo. Lutero no deja duda alguna, que causa que representa, es equivalente a la causa de Dios (por ejemplo WA 18, pág. 756). Él declara esto como algo absoluto, en vista de dudas o incomprensiones, y declara maldito a aquel que no está seguro y que no entiende lo que está prescrito (WA 18, pág. 604).

    - Quien empero, así advierte Lutero, quiere investigar la naturaleza, respectivamente el cómo y el por qué de la oculta voluntad de Dios, este debe ser comparado con aquel que se propuso como meta ´gygantum more cum Deo pugnare` (= combatir a Dios a la manera de los gigantes) y que con esto no tienen la más mínima posibilidad de una victoria … (Behnk, 364) Irremediablemente uno se precipita de la altura de su especulación y llega al piso y va a dar en ´certa desperatio` (= desesperación segura), corre como contra un muro de acero y en todo caso se desnuca (365).

    Así es. Le queda solo la fe en un Dios, que quiere salvar algunos de sus adeptos a su antojo, mientras que los otros deben seguir sufriendo desnucados como eternos condenados. Si no cree de acuerdo a este credo, no solo pierde su salvación, si no además bajo ciertas condiciones es amenazado de ser ejecutado. Ya que al sistema totalitario, según la enseñanza de Lutero, corresponde también una enseñanza estatal totalitaria: El que cree de manera distinta, será desfavorecido, perseguido, expulsado del país o ejecutado.

    Ellos miraban con fe a muchas palabras de Lutero, quién como la Iglesia luterana en otra parte dice, para él se trataba de la salvación en Cristo. Esto también lo dice hoy el comisionado de asuntos mundiales, Behnk. Según esto, Dios en Cristo nos habría incluido en la verdad y la bondad de su ser y voluntad, en la cual él se definió como un padre amoroso y se nos ha brindado definitivamente (397).

    ¿Qué clase de mensaje gozoso es aquel, que a unos los saca del infortunio, mientras que otros se pierden a pesar de la omnipotencia de Dios? ¿Quién le garantiza a uno, que no le toque este destino? Eventualmente uno ya se siente miserable.

    El especialista en Lutero, Behnk, también hace referencia por ejemplo, al suizo Karl Barth. Éste fue uno de los más conocidos profesores de la fe evangélica del siglo 20. El experto en Lutero escribe sobre él: ¿Se puede rechazar la reconvención de Karl Barth, que los llamados de Lutero, que pueden ser solo entendidos como fórmulas tranquilizadoras de la cura del alma, que han de distraer al hombre de los hechos peligrosos, que detrás de la revelada voluntad salvífica de Dios, existe ´como una especie de veneno`, para la cautela de verdades de trasfondo? (364)?

    Yo con esto, pienso en los muchos que buscan ayuda, que con este credo buscan un sostén para la vida. O en los niños y adolescentes, a los cuales e las clases de religión se les llama como modelo de Lutero. Al comienzo de la tesis doctoral también leo una dedicación del luterano Behnk: A mis niños …

    Él quisiera evidentemente que aceptasen el credo evangélico-luterano como ayuda para su vida. Y en la Iglesia evangélica-luterana los niños, por el deseo de sus padres, son ingresados a la Iglesia mediante el bautismo, como lactantes.

    La mayoría de los padres no saben lo que hacen con esto. Pero donde un doctor de teología evangélica se puede dar por supuesto, que sabe lo que aquí hace. También me hace pensativo, que algo tan elevadamente intelectual como esta tesis doctoral, esté dedicado a los niños. Jesús les dice a los adultos, que se vuelvan como niños – y no a los niños que se apropien de complicadas ideologías de los adultos.

    Yo lo experimenté de la siguiente manera: Como niño visitaba el servicio divino infantil luterano. Allí escuché muchas palabras bienintencionadas de esta creencia. Me prepararon para la promesa de confirmación que nos decía el pastor, y a la cual so podía contestar con un si o con un no. Y dentro del mismo contexto el infante, respectivamente el adolescente, debía prometer por un lado vivir bajo Jesucristo y por otro lado, seguir siendo evangélico. Esta promesa se entiende como hecha para toda la vida. Esto es una manipulación desde varios puntos de vista:

    - Segundo, casi ningún niño tiene la posibilidad para decir no – las festividades a veces ya están eventualmente preparadas con un año o meses de anticipación. Y mientras más se acerca la fecha, en la cual llegan los parientes elegantemente vestidos y con regalos, tanto menor es la posibilidad para analizar honradamente los contenidos de la promesa y poder decir no.

    - Y tercero, se actúa de tal manera como si no se supiera que cada niño como adolescente, y más tarde como adulto, encuentra paulatinamente su propio camino y que aún tiene por delante mucho camino por recorrer.

    Yo en aquel entonces tenía 13 años. Yo hice la promesa de confirmante – como todos los demás también. Muchos niños a esta edad no piensan mucho en esto, y se dejan confirmar principalmente por los regalos. Pero muchos también toman en serio esta promesa.

    En la escuela estatal también hubo clases de religión confesional y en un grupo religioso juvenil, me dejé impresionar por lo que allí escuché. Yo en ese momento aún no podía distinguir qué de aquello era realmente cristiano. A partir de este entusiasmo como adulto joven, me decidí por el estudio de teología. Allí la creencia se me presentó de forma diferente a la de mi época juvenil a saber, en primer término como información de conocimientos. Ahora mi tarea principal fue comprender, transmitir y evaluar lo que escuchaba. Así durante años estudié ciencias bíblicas, historia eclesiástica, dogmatismo y muchas otras cosas más, sobre aquello que pensaban y siguen pensando los teólogos hace 2000 años, sobre Dios. El comportamiento del credo, no jugaba ningún papel para el estudio.

    Retrospectivamente puedo decir que yo en base a mi entusiasmo juvenil, ingresé cada vez más en la red de la teología, en el entramado de los innumerables e interminables pensamientos intelectuales humanos sobre Dios. Pero una red como esta nunca fue echada por Jesús de Nazaret. Ya que Él, a ninguno de sus seguidores les dijo: ¡Estudia a Dios con la cabeza! Él dijo: Sígueme, y él vivió según el mandamiento simple: Reza y trabaja, como carpintero y como hombre con un mensaje espiritual.

    Usted habla de la red, en la cual ya se pueden enredar los jóvenes. ¿Cómo se puede entender esto, si Lutero, el consejero eclesiástico Behnk y la Iglesia evangélica-luterana, tuviesen la razón, y que ni el infante, ni el joven y posteriormente tampoco el adulto,no se pueden decidir libremente por una fe? Ya que para esto no existiría un libre albedrío. Supongamos, alguien ya no quiere ser evangélico, eventualmente quiere salirse de la Iglesia. Pero no tendría la libre voluntad para tomar una decisión propia. Un luterano debería decir ahora: El jinete que lo monta habría cambiado. Antes habría sido Dios y ahora sería Satanás.

    Para empezar, la Iglesia evangélica podría afirmar que el niño desde su bautismo, como bebé estuvo sin saberlo, en el camino correcto. Y este acto del bautismo no es posible anularlo saliéndose de la Iglesia, como lo escribió el ex obispo de Baviera, Johannes Hanselmann en una carta a alguien que quiso abandonar la Iglesia. El obispo Johannes Hanselmann : Yo quisiera que usted considere que no se puede salir de una Iglesia a la cual uno fue afiliado mediante el santo bautismo, como se sale o se ingresa, como por ejemplo en un club, si en otra parte se ha encontrado algo que quizás le guste más. No se puede abolir simplemente una alianza que se acordó con Dios mediante el santo bautismo (existe una copia a A. Emtmann del 6.9.1985).

    Si. Y a continuación se apropia del hombre, advirtiéndole que no ingresó de forma voluntaria, por lo tanto tampoco podría anular por su voluntad dicho acto. Esta es la situación de un prisionero.

    Yo creo que muchas personas viven con un profundo terror frente a una salida de la Iglesia, que tienen sus raíces en vivencias de las cuales el afectado, apenas se acuerda. Este miedo tiene muchas caras que mantienen al creyente atado interiormente a una red, de tal manera que en lo exterior muchas cosas siguen siendo, durante mucho tiempo, como siempre. Muchos no pueden escapar de forma tan fácil de la red, aunque quisieran. Pero tarde o temprano logra escapar, aquel que realmente lo quiere.

    Yo creo que Lutero también se enredó en esta red, si bien de otra manera. Aquí leo en un comunicado según el cual, al voluminoso hombre, para cada comida le fueron servidos casi dos litros de vino sureño y mientras tanto, tomaba abundante cerveza (Focus N° 6/1996). ¿Lutero, fue posiblemente un alcohólico?

    Yo no se como se puede interpretar una forma de beber en tan grandes cantidades. ¿Quién sabe lo que sucedía en su interior? Aquí se puede volver nuevamente a los niños: Informaciones como estas son generalmente ocultadadas. Y también las numerosas exigencia de ejecuciones, no son mencionadas o disimuladas y expuestas de forma comprensible, desde el punto de vista del ejecutor, tal vez con las palabras, Lutero fue un ´hijo de la época.` ¿Pero, cómo suenan estas palabras desde el punto de vista de la víctima? Estos también fueron hijos de la época.

    Tampoco se menciona que el verdadero nombre de Lutero, fue Luder* (= bellaco), y que en 1517 cambió su nombre por eleutherius (= libertador, un título mesiánico) (Eleuterio), e hizo llamarse así durante un año (ver alrespecto: Martin Gregor-Dellin, Luther, Francfort del Meno 1994). O que Lutero en 1505 ingresó involuntariamente en un convento, posiblemente para escapar de un enjuiciamiento criminal. El biógrafo Hans-Joachim Neumann presenta indicios que confirmarían esto. A favor de esto estaría que Lutero en un duelo, habría matado a su amigo Hieronimus Buntz (Hans Joachim Neumann, Luthers Leiden (El sufrimiento de Lutero), Berlín 1995, pág. 15-23).

    - Ya que el ahora abordado Deus (= Dios) … se reserva para si tal libertad … es decir, la recepción de la salvación o de la perdición, depende única y exclusivamente, … a que personas él … quiere que se pierda y quién no … Lutero también precisa, … lo que él … quiere es la muerte del pecador, del cual no siente ninguna lástima, estaría dispuesto a levantarlo. Y por la ya … presentada razón, que Dios actúa ´omnia in omnibus` (= todo en todo) también en la muerte (362).

    Si continuamos leyendo en este libro sobre Lutero, encontramos más partes de este tipo. Por ejemplo … se hace notorio que el reformador, en contradicción a sus acostumbradas expresiones sobre la voluntad e Dios, cuya libertas (= libertad), ya no la describe como una libertad concreta hacia el amor y comunión con el hombre, sino como una libertad abstracta, general, que Dios se ha reservado para si y sobre todas las cosas con la inclusión ante todo también del odio, matanza y condenación (364).

    En cuanto al propio Lutero, en otra parte dice mas directamente: Dios ahorca, tortura, decapita, estrangula y guerrea. Dios ahorca, tortura, decapita, estrangula y guerrea. Son obras y juicios divinos.

    También predicadores, que predican sin la autorización de la Iglesia, además a estos grupos pertenecen enemigos turcos, matrimonios infieles o prostitutas. Lutero también llama a la persecución de los judíos, después que calumnió gravemente a personas de fe judía que por ejemplo, maltratan a los niños, envenenan fuentes de agua y muchas otras cosas más. Todos estos grupos de personas quizás haya más, no caben en la imagen ideal de la sociedad de Lutero.

    Base para esta política de Lutero y una parte también la exigencia de penas de muerte, es su enseñanza de los Dos Reinos. El reino a la izquierda de Dios, en palabras simples, los estados y el orden social, en los cuales las nuevas autoridades gobiernan con la espada. En el reino a la derecha de Dios, frente a esto aparentemente reina Cristo por la palabra y el sacramento, y es representado por la Iglesia. Dios sería el señor de ambos reinos y ambos reinos se apoyan entre si. Esto sería un tema propio de Teólogo (ver

    ) (El Teólogo Nº 4, anexo 4: La enseñanza de Lutero del doble reino y su significancia para la persecución de los judíos y para el actuar actual del estado ).

    Martín Lutero estaba convencido de estar de el lado de Dios y de la verdad, y a sus contrarios les deniega la verdad. Así por ejemplo, alguien podría preguntar: ¿Suponiendo que en este caso, estos ya estarían condenados en el más allá, entonces habría que tratarlos bien en esta vida?

    Ya solo por su visión, muchas personas son consideradas como que están cabalgadas por el diablo respectivamente, como responsables de disturbios (Tomo 5, pág. 552), aún cuando viven sin violencia y pacíficamente.

    En una biografía de trendencia positiva hacia la obra de Lutero, sobre el antisemitismo de Lutero dice: Quizás, que este odio contra los judíos le servía como sujeción en su desesperación … (Michael Meisner, Martin Luther, Lübeck 1981, pág. 278).

    Según sus propias declaraciones, Lutero aliviana su conciencia, mediante la exigencia de la persecución de personas de creencia judía; por ejemplo quemar sus sinagogas y destruir sus casas, eventualmente hacinarlos en establos y obligarlos a realizar duros trabajos. Si su consejo no es seguido, él estaría excusado: Con esto habré purificado y excusado mi conciencia como él que lo he denunciado y advertido fielmente (Von den Juden und ihren Lügen (De los judíos y sus mentiras), edición de Jena, tomos 8; ver

    De esta manera, Lutero percibe como bueno lo que para otros es malo. Una segunda pregunta al respecto: ¿Fundamentalmente que sucede con la responsabilidad de Lutero frente a la maldad, si el hombre no tiene una voluntad libre?

    El experto luterano Behnk se hace la misma pregunta, como con una teología como esta como realmente … se puede interpretar la responsabilidad del hombre por la maldad; y por esto también califica la enseñanza de Lutero como extremadamente peligrosa (pág. 344). En relación a los campesinos, Lutero en sus conocidas conversaciones de sobre mesa, dice: …toda su sangre está sobre mi cuello. Pero yo se lo cargo a nuestro señor Dios, el me ha ordenado decir esto (WA, Conversaciones de sobremesa 3, 75).

    Lutero se ve como un instrumento de Dios, y toma su imagen de Dios de la Biblia – en esta relación ante todo las exigencias de matanzas, los que se imputan falsamente, en el tal llamado antiguo testamento, ya sea a Dios o a Moisés o a otros mensajeros divinos. Y también la obediencia al estado, Lutero lo fundamente con la Biblia, a ser, con Pablo.

    En la Epístola de Pablo a los Romanos dice: Sométase toda persona a las autoridades superiores; porque no hay autoridad sino de parte de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas. De modo que quien se opone a la autoridad, a lo establecido por Dios resiste … (13, 1-2). Con esto es posible justificar por el credo de Lutero, todo tipo de fascismo y ponerlo como mandato de Dios.

    ¿No se podría decir: Aquel que sea seguidor de un eventual dios del odio, quién a su hijo no le da libertad de fe, lo asesina eventualmente y lo condena por toda la eternidad – cuán cerca está esto para aquel, tratar a sus congéneres de manera similar? Entonces – el mismo no sería responsable, si no – como lo justifica Lutero – aquel dios.

    Citado según el experto en Lutero: Empero dice: Porqué Dios lo quiere así, el hombre va a dar bajo el poder del malvado (355). Sería entonces todo voluntad de Dios. Lutero enseña sobre la voluntad de Dios incluso, que ni siquiera el primer humano, en su creación, habría recibido el total Espíritu Santo que facilita la obediencia frente a Dios. Y nuevamente una cita del libro sobre Lutero de Wolfgang Behnk. ¿Dicho en forma enfatizada parecer ser como que depende exclusivamente de Dios y de ninguna manera de nosotros si somos o no, recipientes deshonestos, inútiles, malos destinados a la destrucción (351)?

    Entonces de igual manera el hombre se hace responsable. Como Judas, quién traicionó a Jesús a ser involuntariamente, pero solícito (336). Esto evidentemente significa, él quiso, pero su deseo no fue voluntario. Pero a pesar de esto no fue disculpado.

    Quedándonos en el presente: El la República Federal de Alemania, la constitución garantiza la libertad de conciencia y religión. ¿Cómo se relaciona la Iglesia luterana al respecto? ¿La constitución contradice en forma determinante el comportamiento de Lutero?

    ¿Qué sucede hoy? En los últimos años las Iglesias luteranas constantemente pisotearon la libertad de religión garantizada en la constitución; y en especial cuando comunidades de religiosas la invocaban, eran combatidas por aquellas.

    Asimismo esta Iglesia, por intermedio del aquí repetidamente mencionado Dr. Behnk, exigía combatir, por razones de seguridad del estado, a comunidades, aún cuando estas eran absolutamente pacíficas y sin tacha., Entre tanto la carta fundamental, dice: Nadie podrá ser perjudicado ni favorecido a causa de su sexo, su ascendencia, su raza, su idioma, su patria y su origen, sus creencias y sus concepciones religiosas o políticas. Nadie podrá ser perjudicado a causa de un impedimento físico (Articulo 3to, § 3).

    Las Iglesias luteranas hacen válidas estos derechos fundamentales, sólo para determinadas comunidades. Pero para muchas otras no, aún cuando estas respetan la dignidad del hombre y viven dentro de l espíritu de la constitución. Estas sociedades, en contradicción al la carta fundamental del estado son combatidos por el comisionado de la concepción del mundo eclesial como el Dr. Behnk.

    Para esto también en los años 90 de este siglo – como en tiempos de Lutero – se usaron todas las posibilidades licitas en el límite del derecho penal. Los disidentes actuales ya no eran entregados al verdugo, como lo exigía Lutero, si no, subrepticiamente se hacen llegar mentiras a los medios, para el asesinato de sus imágenes públicas. Aquí la Iglesia evangélica-luterana muestra otra cara que aquella, a la cual muchos gustosamente hacen referencia, que quieren destacar lo positivo.

    Así por ejemplo, personas de otra comunidad fueron insultados por Behnk como Síquicamente y materialmente dependientes y expuestos como inconscientes o como histéricos. Sobre despersonalización o desindividualización no se habló, a varios se les acusaba de posibles suicidios masivos – Todo mentira y calumnia, esto de por sí sería un tema.

    Estas falsas opiniones fueron tan ladinamente envueltas, que muchas veces fueron tomadas, por la opinión pública, como hechos reales, y muchas veces también porque, muchas personas se fían de un comisionado eclesial. De esta manera la Iglesia creó un clima público, donde la pertenencia muchas comunidades no eclesiales – como en tiempos de Lutero – fueron vistas como peligrosas para el estado y la sociedad.

    Con consecuencias concretas: De este modo la Iglesia luterana trató, por intermedio de jerarcas como el Dr. Behnk, lograr, que las bases de sustentación de las personas primeramente calumniados e insultados, fuesen destruidas: Se hicieron llamados para el boicot o el cierre de sus instituciones o empresas, aunque allí no había nada censurable. Además se exigía la anulación de autorizaciones u de derechos, el desalojo de sus salas de reuniones, la prohibición de su publicidad, o se llegó a la prohibición de ofertar productos en ferias y mercados previamente preparados, etc. Ú otras empresas despedían a trabajadores cuya creencia fue denigrada por la Iglesia, aún cuando trabajaban en forma buen y leal y no habían caído en falencias. Recién hace poco una firma, por trabajar estrechamente con otra empresa que fue calumniada por la Iglesia, fue tan fuertemente presionada, que tuvo que desahuciar sus contratos con esta firma, aun cuando el trabajo de esta era muy bueno. Once trabajadores quedaron cesantes. O la Iglesia sembraba desconfianza y recelos en familias, en las cuales un miembro se unió a otro credo, etc. La lista es larga.

    Lo que les recriminan a los demás, con esto uno se encuentra en realidad en la teología y en la vida de Martín Lutero: Por ejemplo, la libertad esclavizada, la absorción totalitaria del ser humano por otra potencia, la pérdida de la conciencia moral y la irresponsabilidad política, etc.

    Si. Esto significa: Alguien traslada las faltas y las debilidades propias de la propia fe a los otros. Lo que alguien cree ver lo negativo en la fe de otros, es en realidad parte de su propio concepto del mundo.

    Si. Esta aparece en la Biblia en el Sermón de la Montaña en el Evangelio de Mateo ¿Por qué miras la astilla que está en el ojo de tu hermano, y dejas de ver la viga que está en tu propio ojo? … ¡Hipócrita! saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces podrás ver bien para sacar la astilla del ojo de tu hermano (7, 3.5).

    Ya que una proyección sucede inconcientemente, se llega, que alguien no nota su propia viga durante mucho tiempo. Con esto me hice la pregunta concreta: Si el representante de la Iglesia luterana, el consejero eclesial Behnk, decía falsedades sobre otros e incluso mintió, también o hizo conciente lo inconcientemente?

    Donde él, muchas veces noté, con en sus ataques, sacaba frases de sus contextos, las deshacía y las montaba en contubernios completamente nuevos. Esta ya es una técnica de la mentira aplicada por Lutero que no parece transparentarse de primera, ya que las frases coméntales son comprobables. O el Sr. Behnk ha omitido algo o ha agregado algo, a veces cosas aparentemente insignificantes, pero que falsificaban totalmente el contenido. O él entremezclaba hábilmente declaraciones mentirosas o calumniosas a hechos, de manera que, el lector o auditor, no notaba el entremezclado y percibía todo como un hecho real. También usaba un método para encubrir el origen de las mentiras: Él calumniaba y también entregaba estas calumnias a la prensa. Después decía, que esto o aquello había aparecido en la prensa – por cierto sin mencionar al autor, a ser él mismo.

    Como comisionado de sectas y visión mundial es incluso su tarea, representar una clara y demostrable posición evangélica-luterana y estar alerta, para que en la Iglesia luterana no se enseñe otras cosas.

    Usted al comienzo se había referido que junto a la persona de Lutero existe las tal llamadas escrituras de confesión, sobre los cuales los actuales teólogos luteranos son comprometidos. ¿Con esto la Iglesia no se ha distanciado algo de la teología de Lutero?

    Sólo un poco. El experto en Lutero Behnk admite en su libro, que algunas cosas que dice Lutero es extremadamente peligroso como la acción única exclusiva divina o teológicamente peligroso la predeterminación por Dios de detrminadas personas sean eternamente condenados. También Lutero, así el teólogo luterano hoy día, debe medirse y en caso dado, de acuerdo a nuestra estimación aquí necesaria, permitir que sean criticados (396). Allí entonces la enseñanza de Lutero es aminorada, como ya lo hemos dicho: Eterna condena – si, pero no predeterminada, si no, como también todas la demás cosas previstas. Libertad esclavizada – si, pero sólo en asuntos de fe. Acción exclusiva de Dios – si, pero sólo para la salvación. El hombre tiene nuevamente la libertad para decidirse por el mal (ver 393).

    Toda la enseñanza luterana es bastante complicada. Como experto en Lutero, el consejero eclesial de Múnich, lo ve de la siguiente manera: Donde Lutero se destacan determinadas insuficiencias argumentativas e idiomáticas, que hacen un razonamiento sobre el ya dificultoso problema de la voluntad, aún más difícil (397). Esta crítica cautelosa, empero, no es una explícita condena. A lo contrario Lutero: En general se ajustó a su tema teológico de la justificación (397). La tesis de Lutero del ´servum arbitrium` en su coherencia con la libertas Christiana es por lo tanto eminentemente bíblico y por esto también para nosotros contemporáneos benéfico y finalmente vinculante (397).

    Por ende es, según la creencia del teólogo luterano, el Espíritu Santo, o sea Dios mismo que ha guiado a Lutero en su escrito, hacia el centro de su enseñanza, de llegar a las frases de Cristo (397). Guiado por el Espíritu Santo – esta es una de las expresiones más contundentes y vinculantes, que se hacen dentro de este credo.

    En esta relación, cito de nuevo de la tesis doctoral de Behnk: Esto significa, que él relativiza la libertad de la voluntad perceptible, en vista de las cosas debajo de el, por ello. Que considera a esta libertad del la voluntad creadora, como involucrada y con esto atada – como un servum arbitrium (= libertad esclava) (299). Mas estas palabras significan, a pesar de su hermoso colorido casi impenetrables: Dios es libre, el hombre su esclavo, y sólo libre como esclavo.

    O siguiendo con el texto de la promoción: El Dios trino nos salva sola gratia / sola fide / solo Christo (= sólo por gracia / sólo por fe / sólo por Cristo), de la forzada situación de los ´pecadores`, definir por si mismo, en que consiste la libertad de nuestra esencia y voluntad (397). El contexto aquí tan edulcorado con la palabra libertad, aquí también significa: El ser humano ya no necesita pensar por si mismo, se piensa por el. Autodefinirse en lo que consiste nuestra libertad, según esto sería una situación forzada.

    El comisionado para la correcta enseñanza evangélica-luterana reconoce, que la teología que la ínter subjetiva perceptible libertad de voluntad no podría ignorar como no existente. Más bien debe esforzarse en meditar sobre le experiencia de libertad estándar de la especial experiencia de fe del servum arbitrium (= libertad esclava) en relación a la mediación y hacer justicia al criterio del presente (396).

    Si. Y la Iglesia debería adaptarse a esto. Pero no tendría que cambiar su enseñanza. Para la creencia evangélica-luterana tal como se enseña aquí, personas que justamente se han liberado del enfermizo peso eclesiástico en su cabeza, estarían viviendo en una situación pecaminosa forzada. Teólogos evangélicos-luteranos a veces hablan de una indisponibilidad de su credo, la que debería liberar del esfuerzo, de encontrar por sí mismo esta fe. A la Iglesia y los creyentes solamente se les confía el predicar y los sacramentos, la fe es entonces regalada por Dios mediante estos medios.

    Toda la fuerza es un don de Dios, visto así es la suya y no la nuestra. Depende de nosotros, si a esta fuerza le damos un mal uso y cometemos alguna maldad con ella, o si la usamos para algo que tiene sentido y para el bien. También sería negativo si nos sentimos llenos de fuerza y por esto orgullosos, o nos ponemos altaneros. Pablo escribió una vez: Ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí (Gálatas 2, 20). Si alguien no sólo dice esto, sino que Cristo puede realmente vivir por y en él, entonces se trata del camino místico-cristiano, la fe activa que también contiene la humildad y la libertad. La llamada indisponibilidad de la fe, como se enseña en las Iglesias, en cuanto a esto lleva muchas veces a la pasividad. Y la libertad que muchos se atribuyen, para contradecir a Cristo en palabra o de hecho, y que a pesar de esto se hacen llamar cristianos. El mejor ejemplo son las Iglesias mismas, que con la palabra cristiano, emiten publicidad engañosa.

    Después de todo lo que hemos conversado, Martín Lutero hizo matar a muchas personas, y a muchos por sus creencias. Hoy en día las Iglesias luteranas se sirven de calumnias y mentiras en contra de muchas personas de otros credos. Estas, muchas veces, hablan de los asesinatos de los imanes. ¿Qué ha cambiado? ¿Las atrocidades del credo luterano fueron revisadas y cambiadas? ¿Y muchas de las convicciones del credo de Martín Lutero y muchas de sus exigencias, pertenecen definitivamente al pasado? Esta impresión, durante nuestra conversación, no la he notado. Muchos dicen, cuando Lutero vivía los tiempos eran otros. ¿Sólo ha cambiado el tiempo? ¿Qué sucede con la fe y el comportamiento de los creyentes? ¿Y qué sucede si el tiempo vuelve a cambiar?

    Si la Iglesia en Alemania y también en otros países, exhorta al estado ideológicamente neutral, de proceder contra grupos, que son calumniados y combatidos por ella, entonces le pregunto: ¿Acaso esto no son tendencias fascistas? ¿Y a dónde llegarán estas? Contra esto se puede proteger el estado cuando por ejemplo, en Alemania se atiene a su propia constitución, que garantiza la libertad de credo, y cuando este no se comporta como un caballo que está montado y que es guiado por el jinete eclesiástico hacia donde la Iglesia quiere.

    Si. Sin considerar de la incautación de los impuestos eclesiásticos por el estado, desde el comienzo del siglo 21 reciben subvenciones por cerca de 14 mil millones de Euros, para fines religiosos internos, sin incluir las subvenciones a las instituciones sociales eclesiásticas (aprox. otros 10 mil millones de Euros anuales). Con las subvenciones estatales por ejemplo, se financian de forma completa las clases de religión confesional en las escuelas estatales, o la formación de los teólogos eclesiásticos en las universidades y en los seminarios sacerdotales. En parte también los sueldos mensuales de cinco dígitos de los obispos, consejeros superiores eclesiásticos y otros altos jerarcas. A esto se suman otros millones que el estado ha de proporcionar para los edificios (Iglesias), y muchas otras cosas más. De esta forma, los ayuntamientos muchas veces se ven afectados porque en parte, deben asumir otros pagos más. Para liberarse de esto, muchos ayuntamientos pagaban indemnizaciones a las Iglesias, por cierto muy elevados, (a menudo 25 veces la cantidad de un año), de modo que muchos ayuntamientos que no pueden solventar esto, siguen pagando anualmente. Esto es un mal uso del estado y de sus ciudadanos, a favor de los intereses eclesiásticos.

    Visto superficialmente puede que existan algunas concordancias. Pero al observarlo más de cerca se nos muestra la contradicción. También por esto es tan importante nuestra conversación. Sin embargo doy la cara por la tolerancia, también pongo la cara por la tolerancia incluso frente a la Iglesia católica, y también por la consideración y respeto frente a cada uno de sus militantes, también para ellos vale libertad de conciencia en la constitución alemana. Pero esto no excluye la aclaración sobre el contenido de este credo y exige una especial vigilancia. Ya que incluso luteranos como el Dr. Behnk, designan como extraordinariamente peligrosas las declaraciones de fe de Lutero, y sin embargo para la actualidad como vinculante. El extremo peligro, es presente.

    Cuán peligrosas pueden ser las enseñanzas para los niños y los jóvenes, lo demuestra este ejemplo, una documentación sobre el grupo Lutero, una rama del trabajo juvenil de la Iglesia evangélica luterana en Baviera (Veit Dittmar, Gruppe Luther und Kirche, 1995, Selbstverlag, c/o Klopstockstraße 8, 95447 Bayreuth). En más de 250 páginas el autor por ejemplo, documenta el sufrimiento del alma de afectados y familiares, entre ellos los tratamientos de la clínica siquiátrica y los pensamientos suicidas. Aquel que conoce la enseñanza de Lutero, puede sacar eventuales conclusiones.

    Otro ejemplo que se refiere a las enseñanzas de la Iglesia: Muchos ex militantes eclesiásticos se sienten desengañados por las Iglesias y exigen a los servicios de los impuestos eclesiásticos, la devolución de los impuestos. Ellos por ejemplo, pagaban durante años con la buena fe de que la enseñanza de Lutero concordaba con la enseñanza de Cristo, y ahora después de haberse informado mejor, se sienten engañados. También ex militantes católicos exigen, por la misma razón, la devolución de los impuestos. Conozco estas acciones desde 1998. Al mismo tiempo, cada vez más personas protestan que a pesar de haberse dado de baja de la Iglesia, deben seguir financiando a las Iglesias a través de los impuestos generales. El tiempo se está acercando a su fin, por el cual las Iglesias oficiales son favorecidas y privilegiadas frente a otras comunidades. Sólo falta que los políticos se den cuenta.

    Hemos hablado mucho de la libertad de conciencia y de los peligros de su mal uso. Por esto ahora al final, la pregunta: ¿Cómo podría ser descrita una auténtica libertad cristiana, en la cual uno se acoge no solamente a la libertad de credo sino en la libertad que también es vivida?

    La fe cristiana también dice: ¡Dios es la libertad! Él es infinito y eternamente fluyente amor, que vive en todas sus criaturas. El que aprende a encontrar el regreso hacia esta corriente, éste será cada vez más libre. La meta es ser nuevamente uno con Dios, quien ama a todas sus criaturas y que no condena a nadie. Tampoco castiga ni sanciona. El ser humano padece de forma correspondiente a la ley de siembra y cosecha, a los efectos de las causas creadas por el mismo, de esta o de otra vida anterior. Este conocimiento también lo sabía Jesús de Nazaret y los primeros cristianos originarios, pero poco a poco fue suprimido por los sabios eclesiásticos, del mensaje del cristianismo original, de lo cual se desarrollaron los muchos llamados secretos. Pero se mantuvo en especial, en escritos extra bíblicos. También es un tema propio de esta revista (ver al respecto

    Cada día de su vida le puede servir al ser humano para el auto reconocimiento. Si sucede algo negativo, puede hacerse consciente: En cada momento me apoya cristo, me apoya Dios, para reconocer las causas de la situación. Yo aprendo a arrepentirme de mi propia parte y pedir perdón, perdonar y arreglar lo que se puede arreglar, y lo reconocido de esta manera, no volver a repetirlo. Así actúa la misericordia de Dios que le ayuda al hombre a poner cada vez más orden en su vida, y vivir en armonía con la creación. Esta forma de vivir también corresponde a los diez mandamientos, y al sermón de la montaña de Jesús de Nazaret. Así, con el tiempo el hombre se hace libre.

    Sin embargo, también es parte de esto que alguien quisiera vencer realmente su egoísmo, con lo cual también le ayuda una comunidad, en la cual alguien se esfuerza estar a favor del otro y no en contra de él. Cada persona se puede decidir libremente en cada momento: Para una vida según los mandamientos de Dios o en contra. Si yo creo que estos mandamientos son correctos, y confío en su contenido, entonces también me esmero en viviirlos, tal como lo hizo Jesús de Nazaret. Lo que es importante es la acción y no la parafernalia intelectual de los teólogos, que llaman a esto credo. Una sola buena acción puede provecharle a mi prójimo, y no de las habladurías sobre la debilidad del hombre. Nadie tiene que ver esto así. Pero cada uno puede. Así también puede cambiar su destino en cada momento.

    Esto desde el punto de vista cristiano se debe, que el hombre por su propio comportamiento ha limitado su propia libertad, lo que también es consecuencia de la ley de siembra y cosecha. Pero poco a poco, cada uno mediante la ayuda de Cristo se puede liberar de esta atadura y liberarse cada vez más de opresiones, miedos y esclavitudes. El hombre también será libre para ayudar y servir a su prójimo, y estar disponible por el que llegue, para lo animales (que han absorbido por eones, los comportamientos negativos de los humanos), las plantas, los minerales si, para todos los seres de este planeta. Esto es el camino cristiano. Cristo estuvo en esta Tierra para mostrarnos y dar el ejemplo de como es posible esto. Y su herencia para nosotros, su poder, lo llevamos cada uno en nuestra alma. No existe una condenación eterna. Más tarde o mas temprano cada persona, cada alma, con la ayuda de Cristo puede salirse de la perdición por él mismo creada.

    Tampoco existe un arriba y un abajo, tampoco personas en posiciones más altas o consagrados en la fe, tampoco clérigos y laicos. Todas las personas son hermanas y hermanos, y nadie necesita a un jerarca eclesiástico como intermediario de Dios.

    El que sigue a Cristo y deja atrás consagraciones y honorables, éste aprende a honrar solamente a Dios, nuestro padre, el Dios padre-madre que ama a cada uno de nosotros infinitamente y que nos ayuda en cada situación, a encontrar el siguiente paso para la vida.

    Cristo no quería una religión exteriorizada con sacerdotes, sacramentos, dogmas, ceremonias, altares e Iglesias de piedra. Él nos enseñó, como Jesús de Nazaret, de que forma podemos llegar al reino de Dios que está en nosotros, viviendo según los diez mandamientos y el sermón de la montaña, en lo que todo lo esencial está resumido. El reino de Dios dentro de nosotros significa, que Dios no sólo está frente a nosotros como Dios creador, el también está vivo dentro de nosotros. Él está en cada persona, en cada animal, en cada planta, también en el grano de polvo más pequeño y piedra. Él es el fluyente amor desinteresado. Este Dios no obliga a nadie, no pone a nadie bajo presión, y tampoco cabalga sobre ninguna de sus criaturas como un jinete, sobre una cabalgadura. Él es la libertad, y permite a cada uno de sus hijos la libertad de creer, hacer o dejar de hacer, le que considere como correcto, y de ir por donde quiere ir. Si el hombre también se aleja de Dios y debe sobrellevar las consecuencias de su comportamiento erróneo, Dios no se aleja nunca del hombre,u y siempre le da la mano – dicho simbólicamente.

    financieramente: Cuenta corriente: Dieter Potzel; Código de identificación bancario (BIC): GENODE61WTH, Número internacional de cuenta bancaria (IBAN): DE06 6739 0000 0002 0058 08, Razón: Der Theologe. Muchísimas gracias. (Costos propios aprox. 8,00 Euros)






    albarcoquero.webege.com Todos los derechos reservados